La “fractura” de los refrigerantes

La escalada de precio de los refrigerantes fluorados en la segunda mitad de 2017, ha desembocado en una verdadera fractura del mercado: una demanda de gas que no casa con una escasa oferta a precios inasequibles.

Bajo este título debatíamos el pasado octubre en AFAR (Asociación de Fabricantes Andaluces de Refrigeración) sobre la fractura del mercado y el futuro del sector de refrigeración. La actual situación está causando graves deseconomías en el sector, fomentando el mercado negro y  propiciando las malas prácticas en la reposición del gas, tal y como viene denunciando AEFYT (Asociación Española del Frío y sus Tecnologías). Ante tal escenario INTARCON propone equipos y soluciones que mitigan el efecto del precio de los refrigerantes.

La evolución del precio de los refrigerantes

Desde comienzos de verano hemos asistido al descontrolado incremento de la factura de refrigerantes fluorados. El siguiente gráfico muestra la evolución de la oferta de precio de los refrigerantes en distribución, sin incluir el impuesto de gases fluorados.

El aumento del precio del kilogramo de refrigerante va íntimamente correlacionado con su potencial de calentamiento atmosférico o PCA. Como es de esperar, el R404A, con un PCA de 3900 kilogramos equivalentes de CO2 por kilogramo de refrigerante, es el que ha experimentado un mayor aumento, y hacia el final del verano ha desequilibrado la balanza a favor de los gases refrigerantes sustitutivos como el R452A. A finales de 2017 la escasez de estos refrigerantes alternativos ha hecho aumentar su precio, queriendo converger al precio del R404a.

Precio de los refrigerantes
Evolución relativa de precio de refrigerantes fluorados en 2017 (sin impuesto)

 

Las medidas regulatorias sobre refrigerantes fluorados

La intervención del Estado en la regulación de los mercados se justifica habitualmente como necesaria para corregir las ineficiencias y abusos del libre mercado. No obstante, unas medidas regulatorias agresivas y mal planificadas pueden conducir a una ruptura del mercado. Tal y como ha ocurrido en nuestro caso.

Unos años atrás, el relativamente bajo precio de los refrigerantes había conducido a un importante incremento de la demanda, donde la reposición de refrigerante se instauró como práctica antes que la búsqueda y reparación de fugas. Y el consecuente detrimento del medioambiente vino a justificar la decisión del Gobierno de instaurar en 2014 el impuesto sobre gases fluorados en España.

Al impuesto español, que sólo gravaba la recarga de refrigerante, se suman los efectos del reglamento europeo de gases fluorados (Reglamento UE 517/2014), que a través de un sistema de cuotas o contingentes, viene a limitar paulatinamente  la cantidad de gas que puede comercializarse en la UE año tras año, medida en toneladas equivalentes de CO2.

Calendario de reducción de cuotas de comercialización de refrigerantes
Calendario de reducción de cuotas de comercialización de refrigerantes fluorados en la UE según Reglamento UE 517/2014

 

A la vista de la evolución de los precios de junio a septiembre, este pasado verano parece haber agotado toda la cuota disponible para 2017, que principalmente estaba en manos de las multinacionales gasistas occidentales. Si bien, los rumores del sector apuntan a que la verdadera razón del agotamiento de la cuota es la venta de derechos a los importadores de splits de aire acondicionado, mucho más lucrativa que la venta de refrigerantes.

El nuevo y más importante recorte en las cuotas de comercialización para 2018 hace presagiar un empeoramiento de la situación. Según la AEFYT,  además durante el presente año, una serie de dificultades técnicas y medioambientales en China, así como la escasez de fluorita, han afectado a la fabricación mundial de gases fluorados, limitando de este modo la disponibilidad de algunos gases y contribuido al constante y generalizado aumento de precios.

Las propuestas alternativas a los refrigerantes HFC

Ante la actual situación, los fabricantes e instaladores se ven obligados a explorar aceleradamente nuevas soluciones y tecnologías.

Una de las primeras obligaciones es la reducción de la carga de refrigerante junto con la utilización de gases de bajo PCA, con un menor precio en el mercado. Las distintas mejoras en los diseños de sistemas frigoríficos de expansión directa han conseguido reducir la carga de refrigerante desde los 3 kg de refrigerante por kW de potencia frigorífica a 1 kg/kW, como en las centrales intarCUBE,  y hasta valores de 0,3 kg/kW en equipos compactos superblock.

 

Reducción de carga de refrigerante en sistemas frigoríficos
Reducción de carga de refrigerante en sistemas frigoríficos

 

El refrigerante  R134a, es una solución refugio o de apuesta conservadora válida para media temperatura, y que podría tener en el R152a una alternativa ecológica a largo plazo. A la vista de la evolución de precios los refrigerantes, el R449A y R448A son además una buena opción para temperatura positiva y negativa. La utilización de estos últimos exige incorporar en los equipos un nuevo sistema de inyección de líquido para mantener las temperaturas de descarga del compresor dentro un límite.

Los nuevos refrigerantes halogenados HFO de clase A2L y sus mezclas con HFC, son otra solución inmediata, pero probablemente transitoria, pues su elevado precio e inflamabilidad y alto deslizamiento son dos factores por ahora limitantes. Mientras tanto, los hidrocarburos, como el propano, parecen imponerse en los sistemas compactos de muy pequeña potencia, estando limitada su carga a 150 gr.

Por su parte los sistemas indirectos, basados en circuitos de agua glicolada, o sistemas de condensación indirecta en bucle de agua, son cada vez más una opción a considerar, bien conocida y de probada eficacia. En la actualidad, las tradicionales desventajas de un sistema indirecto se ven ampliamente compensadas por los nuevos diseños de equipos y sistemas más eficientes, como las plantas de agua glicolada a caudal variable, o los sistemas indirectos de condensación tropicalizados.

Finalmente, los nuevos sistemas de CO2, como el sistema de cascada de doble aspiración, han logrado adaptarse a climas cálidos con una eficiencia energética superior a la de los sistemas de expansión directa.