Refrigeración en tanatorios

En tanatorios y velatorios la refrigeración es práctica habitual, y en ciertos casos obligatoria, para la conservación temporal del cadáver tras el fallecimiento hasta la inhumación o cremación. Con la entrada en vigor hace unos años de las nuevas normativas autonómicas sobre sanidad mortuoria, los tanatorios deberán adecuar paulatinamente sus instalaciones con la incorporación de sistemas de refrigeración de las salas de exposición y preparación de cadáveres así como de cámaras de conservación.

Las temperaturas de conservación de entre 0 y 5ºC recomendadas en las salas de exposición de cadáveres así como las temperaturas recomendadas para salas de preparación de entre 15 y 18ºC conllevan a la necesidad de dotar los tanatorios con sistemas de refrigeración a media y alta temperatura, como instalaciones independientes de los sistemas de acondicionamiento de aire para las salas de público.

Introducción

Las competencias del Estado Español en materia de sanidad mortuoria se encuentran transferidas a las Comunidades Autónomas, que han desarrollado en mayor o menor grado sus reglamentos de Policía Sanitaria Mortuoria que regulan las prácticas y requisitos de las instalaciones de tanatorios y velatorios.

Estos reglamentos, con rango de decreto autonómico, vienen complementados en ciertos casos por normativas municipales, y en líneas generales son similares a lo largo de todo el territorio español, aunque con distinto nivel de exigencia, en cuanto a los requisitos para el acondicionamiento de las salas de exposición de cadáveres, y salas de preparación y prácticas mortuorias.

Como resumen general del amplio marco normativo, se deducen una serie de requisitos generales para el equipamiento de los sistemas de refrigeración en tanatorios:

Salas de exposición de cadáveres.– constituidas por dos dependencias incomunicadas entre sí: una para la exposición del cadáver y otra para el público, y separadas por una cristalera impracticable. La zona de exposición contará con ventilación mecánica independiente y refrigeración entre 0 y 4ºC, y dispondrá de un indicador de temperatura visible desde el exterior, mientras que la zona de público estará acondicionada en condiciones de confort.

Sala de tanatopraxia: Será de dimensiones adecuadas, con paredes lisas de revestimiento lavable, esquinas redondeadas, suelo impermeable y antideslizante con un sumidero para la evacuación de las aguas de limpieza. Contará con el material y equipamiento apropiados para las actividades de tanatopraxis, entre el que obligatoriamente deberá figurar una cámara frigorífica para la conservación de cadáveres. La sala contará con instalación de ventilación a razón de 5 o 6 renovaciones por hora del volumen de aire, y con un sistema de refrigeración a una temperatura de 18ºC.

Sala de tanatoestética.- no será obligatoria, pudiendo utilizarse a estos efectos la sala de tanatopraxia. Cuando exista, será de dimensiones adecuadas y dispondrá de ventilación y refrigeración análogamente a la sala de tanatopraxia.