F-Gas o la prohibición de gases fluorados

El pasado mes de abril el Parlamento Europeo adoptó la norma F-Gas sobre la prohibición de gases fluorados. La nueva normativa establece un calendario de reducción y paulatina prohibición de los actuales gases refrigerantes.

En la práctica el actual R404A dejará de usarse en 2020 en nuevos equipos e instalaciones en la Unión Europea, y a partir de esta fecha tampoco podrán recargarse las instalaciones de más de 10kg de R404A.

F-gas phase downLos fabricantes de gases refrigerantes ya han lanzado todo un abanico de mezclas de HFCs alternativas al R404A, tales como el R407A, R407F, R442, etc., todas ellas con su correspondientes nombres comerciales. La única virtud de estos cócteles de refrigerantes es tener un efecto invernadero algo menor, con un factor PCA del entorno de 2000 frente al del R404A que ronda los 3700. A cambio todos ellos conllevan una peligrosa alta temperatura de descarga que compromete su utilización en aplicaciones de frío negativo sin las debidas precauciones.

Para el frío positivo, sin embargo, todo apunta a un retorno del sector hacia el R134A como mejor opción que los mencionados cócteles sustitutivos del R404A. Pero en todo caso, a partir de 2022, la nueva normativa F-Gas también establece la prohibición de la práctica totalidad de los HFCs en mobiliario frigorífico y en instalaciones centralizadas de más de 40kW.

Una salvedad a lo anterior en la redacción de la F-Gas abre la puerta a la penetración del CO2 para la producción de frío negativo en cascada con un ciclo de R134A para temperatura positiva. Sólo en estos casos la F-Gas admite seguir utilizando el R134A en instalaciones centralizadas sin límite de potencia.

No existe aún fecha de caducidad para la utilización del R134A o las nuevas mezclas de refrigerantes (R407A, R407F … ) en los equipos de refrigeración o pequeñas instalaciones centralizadas de menos de 40kW. Es de esperar que los legisladores europeos no se contentarán con la actual F-Gas e introducirán en el futuro nuevas prohibiciones, pero todo parece indicar que estas no llegarán antes de 15 años. Afortunadamente para el R134A parece haber mayores posibilidades de tener una alternativa “ecológica” definitiva. Los refrigerantes basados en hidrofluoro-olefinas o HFOs parecen buenos candidatos.

En definitiva, en cuanto a tipo de refrigerante, reina la incertidumbre sobre el futuro del sector de la refrigeración. En este contexto, el R134A y los fluidos de transporte como el agua glicolada, parecen ser las opciones más conservadoras, y el R407A como refrigerante alternativo al R404A parece ser la opción menos arriesgada.

Resolución del Parlamento Europeo sobre la norma F-Gas

Deja un comentario